Durante las últimas décadas, las campañas de prevención y concienciación junto con el acceso a nuevos tratamientos y tecnologías revolucionarias como la cirugía robótica o la incorporación 5G a los quirófanos, han contribuido a mejorar los índices de supervivencia de la paciente con cáncer de mama.

 

El cáncer de mama puede vencerse en un porcentaje cada vez más elevado, pero es necesario seguir con tratamientos específicos para evitar las recaídas. Estos tratamientos basados en tamoxifeno o en inhibidores de la aromatasa, si bien contribuyen a reducir el riesgo de un nuevo tumor, también pueden provocar en un número considerable de pacientes inflamación y dolor articular que, si se convierten en crónicas, limitan su calidad de vida. Para paliar estas molestias se suelen tomar antiinflamatorios o analgésicos tradicionales, pero son medicamentos de los que no se puede abusar ni prologar su toma durante largos periodos de tiempo porque también tienen efectos secundarios.

 

Por ello, además de nuevas técnicas y fármacos sofisticados para vencer esta enfermedad, es necesario mejorar la calidad de vida de quienes la han padecido (más de 35.000 sólo en nuestro país sólo en 2018) con algo que tenemos a nuestro alcance cada día: la dieta mediterránea, una dieta que ahora en noviembre cumple 9 años desde que fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

 

Y es que la calidad de vida está vinculada de forma patente a los hábitos saludables. En esto, los españoles tenemos la inmensa suerte de pertenecer a ese reducido grupo de países cuya dieta está basada en productos procedentes del Mediterráneo. Debemos ser conscientes de que somos unos privilegiados no sólo por lo saludable que es en términos generales sino también de forma especial para mujeres que han padecido cáncer de mama.

 

UNA COMBINACIÓN ESPECIFICA DE ELEMENTOS DE LA NATURALEZA PRESENTES EN LA DIETA MEDITERRÁNEA


OLIMINA3® es un suplemento alimenticio 100% natural, sin efectos secundarios, compuesto por tres ingredientes clave de la dieta mediterránea: Hytolive®, formulación específicamente desarrollada a base de polifenoles del aceite de oliva virgen extra con elevadas concentraciones de hidroxitirosol y tirosol que tiene propiedades antiinflamatorias; Omega 3, ácidos grasos altamente purificados de origen marino que, además, contribuyen a reducir el riesgo de sufrir enfermedades coronarias y ayudan en procesos inflamatorios, y Curcumina, compuesto natural que se produce en la raíz de la cúrcuma, muy utilizado en la dieta asiática y que cuenta con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

 

Esta exclusiva composición, con patente europea, ha demostrado en un ensayo clínico realizado con pacientes de cáncer de mama de los Hospitales de Ramon y Cajal, La Paz, Puerta de Hierro y Quirón de Madrid, una reducción de la inflamación en un 70% de las mismas y una disminución de la intensidad del dolor de hasta un 60%.

 

Por ello, OLIMINA3, puede ayudar a mejorar la calidad de vida reduciendo las molestias articulares.