El paso de los años ocasiona un proceso degenerativo que causa inflamación y molestias articulares, que en estos días se puede agravar al no poder salir a pasear, ir al gimnasio o al fisioterapeuta,….

Phytogen Medical Foods recuerda que llevando a cabo algunos hábitos en su propio domicilio y con unos tratamientos adecuados, es posible ralentizar el avance de este desgaste articular, mejorando así la calidad de vida.

  • Mantener un peso corporal correcto. El sobrepeso y la obesidad se encuentran entre los principales factores de riesgo de esta afección. Por eso es tan importante adoptar hábitos alimentarios saludables. La dieta debe contener, especialmente, leche y sus derivados. Pero no debemos olvidarnos de las propiedades de la dieta mediterránea, con ingredientes que previenen la inflamación y el dolor, el deterioro del cartílago y la reducción de los ácidos grasos omega 6, en favor de los omega 3.
  • Hacer ejercicio moderado. Realizar ejercicio entre 10 y 20 minutos al día, aumentará la fuerza de los músculos y protegerá las articulaciones. Se pueden realizar en casa rotaciones de tobillos, de muñecas y de cabeza, sentadillas y separaciones laterales de la pierna.
  • Guardar reposo cuando se necesite. Aunque pueda parecer contradictorio con lo anterior, la artrosis cursa con picos de mayor dolor, por lo que en esos casos, es conveniente guardar reposo durante varios días. Cuando se sienta mejor se recomienda retomar, en la medida de lo posible, el ejercicio ya que el sedentarismo no protege las articulaciones.
  • Mejorar los hábitos posturales. Se recomienda dormir en una cama dura, sentarse en sillas con el respaldo recto y evitar los sillones o sofás hundidos. Es importante que las rodillas mantengan una posición natural y que los pies estén en contacto con el suelo. De igual forma, se desaconseja estar de rodillas y ponerse en cuclillas, así como mantener mucho tiempo una misma postura.
  • Usar calzado cómodo. Cuando la artrosis se concentra en la zona lumbar, de caderas o de rodillas, debe emplear un calzado de suela gruesa que absorba el impacto del pie contra el suelo al caminar.
  • No sobrecargar las articulaciones. No debe coger demasiado peso y mucho menos caminar cargado.
  • Aplicar calor a las zonas afectadas. El calor alivia el dolor y relaja la musculatura, para ello se puede colocar, por ejemplo, una bolsa de agua caliente o un chorro de agua caliente sobre las articulaciones cuando se sientan molestias.
  • Consultar al especialista de forma virtual. Existen plataformas online de especialistas profesionales, como fisioterapeutas, que analizan cada caso y proponen ejercicios terapéuticos, estiramientos, recomendaciones y consejos personalizados. Si el dolor persiste, el especialista virtual le ayudará a mejorar la funcionalidad y reducir el dolor articular eficazmente.
  • Antiinflamatorio natural. Otro de los síntomas de la artrosis es la inflamación, pero los medicamentos antiinflamatorios tradicionales como el ibuprofeno o la aspirina, no se recomienda tomarlos de forma prolongada. Dentro de la dieta mediterránea existen ingredientes naturales que cuentan con propiedades antiinflamatorias, como el aceite de oliva, el omega 3 y la curcumina. OLIMINA3® es un complemento alimenticio natural que contiene esos tres ingredientes clave y que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de todo el que tenga inflamación y dolor articular, reduciendo las molestias. OLIMINA3 puede obtenerlo en farmacias, o de forma online, si le resulta más cómodo, en www.olimina3.com
  • Desarrollar una actitud positiva. Pese a que la situación actual de confinamiento conlleva aumentar la dosis de paciencia, si se realiza el tratamiento del profesional sanitario de forma adecuada y además adopta unos hábitos que ayuden a ralentizar el avance de la artrosis, podrá experimentar una mejor calidad de vida.